psicoanalista o terapeuta

Psicólogos, psicoterapeutas, psicoanalistas y otros especímenes, solemos ir a parar al mismo saco, es decir, se entiende que somos lo mismo. Sin embargo, no es así. Cada uno tiene unas particularidades que le hacen distinto.

Te explicamos la diferencia entre un psicólogo y un psicoterapeuta  para que puedas distinguirlos (aunque puedes huir de todos ellos).

 

¿Qué es un psicólogo?

Respondemos rápido a esta pregunta. Básicamente se convierten en psicólogos las personas que han estudiado psicología. Tras haber completado la carrera, los licenciados en psicología somos psicólogos.

Los ámbitos de esta disciplina son muchos y no se limitan a la terapia. Actualmente existen psicólogos que trabajan en distintos campos; por ejemplo:

Dentro de las organizaciones.

– En recursos humanos.
– En educación.
– En deporte.
– En salud.
– En publicidad.
– E incluso los hay en la casa de Gran Hermano.

No cabe ninguna duda de que la psicología está siempre con un pie en la ciencia y otra en las humanidades.

En nuestro país, antes de que existiera la licenciatura, los que querían ser psicólogos cursaban la carrera de filosofía y letras y luego existía una especialización en psicología. Dado que tratamos a seres humanos, tiene mucha lógica estar formado en humanidades, ya que hay mucho de intangible en la psique humana.

Sin embargo, la necesidad de que la psicología “se tomara en serio” promovió todo un movimiento que busca aplicar el método científico al comportamiento humano. Se estudian y se analizan datos extraídos de experimentos, pruebas, encuestas, entrevistas, tests, etc; con la idea de generar teorías y leyes sobre la conducta humana fiables y predictivos. Esta propuesta se enfrenta a la dificultad de tener como objeto de estudio algo tan complejo como la mente de las personas, así que las conclusiones suelen ser parciales y reducidas a un campo o ámbito de la mente: el lenguaje, la personalidad, el pensamiento, las relaciones…

 

¿Cómo me convierto en un psicólogo?

Y si llegados a este punto te preguntas ¿que hay que estudiar para ser psicólogo?, te podemos adelantar que en nuestro país deberás cursar la carrera de psicología. Sin embargo, se trata de un grado que enseña “mucho de poco”, ya que se intenta cubrir todos los posibles ámbitos de acción.

Para que te hagas una idea, los estudios de psicología nos dan una base para poder entender los principios de la psique humana, el porqué de los comportamientos, las bases biológicas, psicológicas y sociales del ser humano, de forma muy básica. Cualquier profesional que quiera dedicarse al ámbito de la salud mental está  obligado a cursar estudios de postgrado, máster y otros complementarios. En sus primeros años, la formación de una psicóloga es su rutina y su ruina.

Muchos de esos estudios complementarios están enfocados al tratamiento de problemas y patologías de la mente. Esos son los psicoterapeutas. Y vamos a ver a continuación qué es un psicoterapeuta para que puedas entender las diferencias entre ambos perfiles.
Diferencia entre psicologia y psicoterapia

 

¿Qué es un psicoterapeuta?

La definición de psicoterapeuta sería: “Los profesionales que se dedican a ayudar a las personas con sus problemas psicológicos» existen psicólogos que trabajan como psicoterapeutas y psicoterapeutas que no son psicólogos.

La psicoterapeuta está formada en una o varias escuelas o modelos terapéuticos. Esto es: tener una teoría de como funciona la psique del ser humano, cuáles son los posibles problemas o patologías y aprender técnicas o estrategias que permitan ayudar a resolver o al menos, minimizar la influencia de esos problemas en el día a día de los pacientes

Cualquier persona con formación en terapia psicológica puede ser psicoterapeuta. Además, es posible formarse como especialista en terapia en diferentes ámbitos; entre ellos:

  • Gestalt
  • PNL
  • Análisis junguiano
  • Psicoanálisis

 

¿Se debe estudiar psicología para ejercer de psicoterapeuta?

No entraremos en cuestiones éticas sobre si hay que cursar unos estudios para ejercer una profesión (aunque desde lobuenosibreve creemos que sí). No obstante, la base que puede proporcionar una licenciatura puede marcar una diferencia en algunos aspectos.

La oferta, tanto para quien quiere formarse en terapia como quien quiere acudir a ella en busca de ayuda es enorme. Existen alrededor de unas 500 escuelas, enfoques o modelos distintos. Algunos parten de la revisión de antiguas escuelas, otros que nacen de nuevos descubrimientos y algunas (las más cuestionadas o peligrosas) que simplemente se las inventan, haciendo un cóctel demasiado agitado en el que mezclan teorías y técnicas de diferentes ramas de la ciencia y el conocimiento. (Te invitamos a leer “Diez propuestas para elegir psicoterapeuta”).

 

¿Qué es un psicoanalista?

Cuando hablamos de un psicoanalista se nos viene a la cabeza la idea de divanes y complejos de Edipo y Woody Allen. Sin embargo, esa idea se queda en un ámbito muy ambiguo.

El psicoanálisis es un modelo desarrollado por el conocidísimo Sigmund Freud, neurólogo austriaco, a principios del siglo XIX. Su complejidad nos pediría varios cientos de blogs.

En esencia, Freud hablaba de los problemas humanos en términos de conflictos inconscientes no resueltos. Para hacer aflorar esos conflictos y de esta manera resolver la dificultad, problema o enfermedad que aquejaba al paciente, se usaba la técnica de la asociación libre, donde el cliente expresa verbalmente los pensamientos que espontáneamente afloran en sesión.

El objetivo final de la terapia psicoanalítica es que el paciente entienda, y conozca, en origen de sus conflictos inconscientes y en ese momento, el problema o patología queda resuelto.

La iconografía del psicoanálisis es tan potente que en el imaginario de mucha gente, el psicólogo tiene un diván, te psicoanaliza y te interpreta los sueños, seas o no psicoanalista.

¿Cómo ser un psicoanalista?

Para conseguir la acreditación de psicoanalista, el aspirante pasa una formación en la cual explora, junto a un psicoanalista experto, sus propios conflictos y dificultades.

Es innegable la influencia de esta disciplina en la psicología moderna, aunque actualmente, es una escuela que va quedando relegada por sus críticas a la duración de la terapia y a su propia epistemología.

 

Lo que hay más allá de ser un psicólogo, un psicoterapeuta o un psicoanalista

A la mayoría de nosotros nos gusta poder ayudar a los demás si se da el caso.

Las psicólogas hemos hecho de esta motivación nuestra forma de vida y por eso nos supervisamos, leemos, discutimos entre nosotras apasionadamente sobre las implicaciones de nuestra profesión,… e incluso nos cuestionamos a nosotras mismas cuando algo no funciona, cuando queremos un cambio…

No todos los que ejercen como psicólogos se han psicoanalizado, se han trabajado o saben las últimas tendencias en psicoterapia, pero algo si nos une de una manera u otra, y es la pasión y la curiosidad que sentimos por entender cómo funciona ese kilo y medio de neuronas que tenemos dentro de nuestro cráneo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>