Orgasmo Vaginal vs Orgasmo Clitoriano
5 (100%) 1 vote

El gran dilema del orgasmo clitoriano y el orgasmo vaginal es un tema que siempre provoca preguntas y del cual existe mucha desinformación. Por mucho que pase el tiempo, hay mitos sexuales que perseveran. No sabemos muy bien de qué manera sibilina e inquietante se van metiendo en la cabeza de la gente, con el único propósito de joder la vida sexual de las personas. Por más libros, videoblogs, documentales, y artículos que escribamos los profesionales de la sexología, aparecen artículos y encuestas -de gente que, al parecer, no se ha preocupado de investigar lo más mínimo el orgasmo femenino-, donde siguen haciendo la misma estúpida pregunta: “Y tú que eres, clitoriana o vaginal?”. Como si eso fuera una identidad de la mujer, o peor, una categoría diagnóstica.

Tipos de orgasmos femeninos

Según Sigmund Freud existían dos tipos de orgasmos femeninos según el tipo de mujer. En teoría, las mujeres “maduras” tenían orgasmos mediante penetración vaginal, mientras que las “inmaduras” los tenían mediante la estimulación del clítoris. Y es que el señor Sigmund Freud fue un genio. Incluso para generar mitos sexuales como este.

Dejando por un momento de lado el tema psicológico del asunto, y qué criterios llevaban a este diagnóstico -el psicoanálisis no es mi campo-, el problema del señor Freud, probablemente, fue que el clítoris no estaba descrito anatómicamente, y en consecuencia no figuraba en los libros de anatomía de su época. 

Así se explica que el padre del psicoanálisis no supiera que el clítoris tiene una estructura externa, el glande, y una interna que es mucho más grande, denominada raíces o crura, que abraza la vagina. Por lo tanto también con la penetración se estimula el clítoris. Podemos deducir que tampoco sabría el maestro que el tejido del clítoris es eréctil, y que durante la estimulación se pone rígido y aumenta su tamaño, de la misma forma en que lo hace un pene excitado. Que el glande tiene el doble de terminaciones nerviosas que el glande del pene, y por lo tanto es la zona más sensible del cuerpo de la mujer (tanto, que a veces estimular el clítoris directamente duele), o que su única función es la de proporcionar placer. Freud probablemente no sabía todo esto, porque todo esto se comenzó a divulgar -que no a conocer- a partir de los años 70. 

Si todavía no lo tienes claro te recomendamos ver “Le Clitoris”, un documental animado que ha ganado múltiples premios. El corto desmitifica al órgano sexual femenino y cuenta parte de su historia y hace hincapié en la maravillosa cualidad que lo destaca como el único órgano del cuerpo destinado exclusivamente al placer.

¿Cuál es el orgasmo normal de una mujer?

Una vez tenemos clara la realidad anatómica de un clítoris, el mito del orgasmo clitoriano o vaginal ya lo podemos desmontar, y concluir que:

  • Sólo con la penetración rara vez se alcanza el orgasmo, porque la parte que se estimula es la raíz del clítoris, menos sensible que el glande.  Así que, si eres mujer no te sientas culpable de estimularte durante la penetración; y si eres hombre no te sientas ofendido cuando lo haga.
  • No es necesariamente mejor un orgasmo “vaginal” que uno “clitoriano”… porque sólo hay orgasmos.
  • El coito no es ni la mejor, ni la única, ni la manera más divertida de alcanzar el orgasmo para la mayoría de las mujeres. Así que si eres hombre, relájate. Ni el tamaño del pene, ni el tiempo de erección es esencial para el placer femenino.
  • Un orgasmo es un orgasmo. Y da igual que sea durante un sueño húmedo, estimulándote el glande del clítoris, durante una penetración anal, o porque haces unos maravillosos kegels. Un orgasmo es un momento de placer, efímero… une petite morte… así que disfrútalos.
  • Y lo más importante: si no tienes orgasmos intensos sólo con el coito, o si los tienes muy de vez en cuando con el coito, enhorabuena. Eres una persona completamente normal. No permitas que nadie, ni pareja, amigxs o el escritor de encuestas desinformado, te digan lo contrario.

¿Cuándo acudir a un sexólogo?

Así pues, ¿cuándo consultar a un sexólogo?, ¿en qué situaciones es útil la terapia sexual?:

  • Si antes disfrutabas de tus orgasmos, y desde hace un tiempo no.
  • Si masturbándote sí consigues orgasmos, pero cuando estás con tu pareja no hay manera
  • Si nunca has logrado ninguno, o si te preguntas si lo has tenido.
  • Si te sientes presionada por “llegar”
  • Y, en términos generales, si consideras que necesitas ayuda o asesoramiento al respecto. A veces tenemos dudas que en una sola sesión se pueden resolver, y así eliminar la angustia e inseguridad que a veces nos generan.

Tienes más información en estos otros posts:

  1. ¿Cómo se alcanza el orgasmo? Mi orgasmo es mío
  2. Cariño, ¿te has corrido? Llegar al orgasmo no lo es todo en el sexo
  3. Anorgasmia femenina ¿mito o realidad?

O si tienes preguntas o dudas particulares nos puedes contactar con total confidencialidad y te asesoraremos cuanto antes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.