propósitos año nuevo
8 consejos para cumplir tus propósitos de año nuevo
5 (100%) 1 vote

Por algún motivo que se nos escapa, los humanos tendemos a iniciar nuestros propósitos con el inicio de algún ciclo. La operación bikini en mayo, el nuevo curso en septiembre y el más ambicioso de todos: los propósitos de año nuevo con los que llenamos de retos y objetivos el nuevo ciclo. Y, como siempre, cada año conseguimos no hacerlo…

Cómo conseguir cumplir con los propósitos para el nuevo año

La frase más sonada cada vez que se acaba o empieza el año es: “Este año sí quiero conseguir mis propósitos para el nuevo año”. Así que, este año nuevo nos apetece compartir algunas propuestas para facilitarte o guiarte en cómo conseguir tus objetivos durante el año, o al menos acercarte. Y que si no lo consigues, al menos que te importe poco.

1. Marcate una meta

¿Qué es mejor utilizar “quiero”, “me gustaría”, “desearía” o “estaría bien”? Hay que saber formular la frase que nos vamos a plantear de propósito para el año nuevo para poder conseguirlo. Piensa que nuestro cerebro se comporta diferente según cómo le pidamos las cosas: “Me gustaría estudiar inglés” es muy distinto de “quiero estudiar inglés”. Y aún es más funcional “quiero hablar inglés como para poder moverme por Londres” que “quiero estudiar inglés”; ya que si lo que quieres es estudiar inglés, eso no implica que vayas a hablarlo o escribirlo; sólo estudiarlo. Y en eso, si quieres, puedes invertir toda la vida.

Es un truco tonto pero dependiendo de cómo te plantees tu propósito para el año nuevo tendrás más posibilidades de alcanzarlo o menos. Nosotros te aconsejamos que siempre “quieras algo” y no que lo desees, por ejemplo.

conseguir metas

2. Intenta que tu meta sea clara y cuantificable

Uno de los planteamientos que más ayudan a conseguir nuestros objetivos, y nuestros propósitos para año nuevo, es que estos sean claros y cuantificables. Querer ser “más feliz”, “sentirme más en paz”, “enfadarme menos”, “sentirme mejor conmigo mism@” son intenciones maravillosas pero no nos llevan a ningún lado si no somos capaces de segmentarlos en conductas, pensamientos y sensaciones claras.

Así que la idea es plantearlo lo mismo pero de forma más clara. Por ejemplo: “Seré más feliz cuando haga A,B,C,D; cuando piense X,Y, Z…”. Ese planteamiento nos permite tener claro qué tenemos que hacer y en muchos casos incluso el “cómo”. O, siendo más práctico, no es lo mismo “querer adelgazar o perder peso”, que “quiero pesar X kilos”.

También es útil definir tu objetivo en positivo: aquello que quieres y no aquello que no quieres.

3. Piensa cómo vas a conseguir esos propósitos para el nuevo año

Al iniciar un viaje, solemos hacernos un plan de ruta: dónde vamos, cuánto tardaremos, que caminos seguiremos, cuáles serán las paradas, dónde comeremos y dormiremos, e incluso los más previsores se preparan para los imprevistos.

Pues bien, conseguir un objetivo deseado tiene el mismo trazado: si lo que quiero es pesar X kilos (dónde voy-el objetivo), necesito definir cuánto voy a tardar, qué voy a necesitar comer y dejar de comer y qué haré si en alguna ocasión no puedo seguir aquella dieta que me he propuesto, es decir, prepararme para los imprevistos, que impepinablemente aparecerán antes o después.

4. Divide tu propósito de año nuevo en varios pequeños

Este apartado se resumen muy bien en la siguiente frase: “segmenta, reparte, divide y vencerás” (Julius Caesar dixit). Y es que una de las grandes dificultades para conseguir nuestros propósitos de año nuevo tiene que ver con el tamaño del propósito.

A nadie se le ocurriría plantearse correr la maratón de Nueva York mañana si en su vida ha corrido. No sería un objetivo asequible en tan corto plazo y a cualquiera le parecería una barbaridad. Por ese motivo, para facilitarte conseguir tu objetivo te recomendamos que lo dividas en pequeños objetivos asequibles en un periodo de tiempo razonable.

Quizás no puedas correr la maratón de Nueva York en un año, pero si correr diez kilómetros si te entrenas con regularidad. El fracaso en conseguir aquello que queremos dependerá de lo inasequible que nuestro objetivo sea.

5. Recompénsate, no te castigues

No se puede conseguir instaurar un comportamiento a través del castigo, sólo eliminarlo. Y nuestro cerebro agradece más los premios que los castigos. No hace falta ni siquiera que te compres o regales nada, simplemente permítete sentirte bien, satisfecha e incluso orgulloso de lo que vas consiguiendo. Si eres de los que le cuesta regalarse a sí mismo un halago, una buena palabra o dejarse sentir la satisfacción de lo que has conseguido, quizás ese sea un primer buen propósito de año nuevo.

Castigarte, diciéndote lo inútil que eres por no haber conseguido aquello que te has propuesto, lejos de ayudarte a lograrlo, hará que la siguiente vez que quieras plantearte un objetivo, tu cerebro te eche para atrás, porque no le gusta nada sentirse mal y no le va a motivar nada.

cumplir objetivos

6. No pierdas la motivación

Hablamos de motivación porque a fuerza de voluntad no existe. Nadie puede “forzarse a querer algo”. Existe la motivación, el deseo por conseguir nuestro objetivo y sentir la satisfacción de haberlo logrado. La falta de fuerza de voluntad es una justificación para la incapacidad de conseguir lo que queremos, que paradójicamente, quizás no queramos, pero pensemos que “estaría bien”.

La motivación tiene que ver con el enganche, la conexión, el compromiso que tengamos con aquello que queremos conseguir. Cuanto más cercano, cuanto más relacionado con quien somos y con quién queremos ser, cuanto más enganche emocional, más potente será nuestra motivación.

Así que olvida la fuerza de voluntad. Ese es nuevo gran consejo para conseguir los propósitos de año nuevo. Encuentra algo que realmente te motive.

7. Comparte tu objetivo, pero no lo comprometas

Compartir tus propósitos para el año nuevo te puede ayudar, sobre todo si lo comparte con alguien que quiere lo mismo que tú. Pero no comprometas tu objetivo a que lo consigáis los dos. Esa es una buena manera de fallar

8. Y sobre todo, ¡ten compasión de ti!

Lograr nuevos objetivos en nuestro día a día no es ni fácil ni difícil: depende del tiempo que le podamos dedicar.

Por ejemplo, si estás muy motivado con tus estudios, pero tienes que trabajar doce horas diarias, seguramente te sea complicado conseguir tus propósitos. Además, existen imprevistos que te dificultan tener una regularidad en las tareas necesarias para tu objetivo.

Así que, es importante que tengas presente que estos imprevistos forman parte del camino hacia el objetivo. Detente un momento, formula esa dificultad como un “mini-objetivo”, resuélvelo si te es posible, y sigue adelante. Algunas cosas tampoco dependen de ti, tenlo en cuenta. ¡Y date un respiro!

Dicho esto, nuestro propósito de año nuevo en lobuenosibreve es que sepas que puedes contar con nuestro equipo para ayudarte a resolver los problemas con los que te enfrentas. A fin de cuentas, nuestro objetivo es que tú consigas tu objetivo.

¡Feliz propósito nuevo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>