¿Sabes por qué atraen los chicos malos?
4.5 (89.76%) 41 vote[s]

Me gustan los chicos malos ¿es que quiero sufrir? La respuesta es: para nada. Es más, en este artículo vamos a repasar algunas razones, que podríamos denominar como científicas o biológicas, por las que te sientes atraída por lo que conocemos como chico malo; sin apelar ni a la locura, ni al deseo de sufrimiento.

 

¿Porque nos gustan los “chicos malos”?

El rol de hombre cazador y de mujer recolectora como explicación evolutiva para justificar que a ellos les gusta conquistarnos y que para gustarles hay que hacerse las difíciles, lo damos por bueno. Pero algo de cazadoras teníamos nosotras cuando nos cuesta tanto resistirnos a uno de los retos más fascinantes de nuestros tiempos: redimir a un “chico malo”.

Y es que últimamente son los únicos que se atreven a hablar con nosotras y a hacernos sentir femeninas y bonitas. Que sí, que yo abogo como la primera por el derecho de la mujer a ser ignorada pero a veces se agradece un poco de testosterona consciente de su atractivo y sin miedo a mirar.

Nos gustan los “chicos malos” porque juegan a otras reglas: no colaboran, no se comprometen, no son empáticos (ni siquiera simpáticos), no son sinceros y… ¡no pasa nada!. No sufren más de lo normal, no reciben ningún castigo divino ni quedan marginados de la sociedad. En cambio, sonríen, se muestran seguros de sí mismos y se comunican con esa chispita de sentido del humor que tanto nos gusta.

Te describimos las características de los «chicos malos» para que los caces al vuelo.

 

nos gustan los chicos malos

 

Preferimos a los chicos malos según cómo estén nuestras hormonas

La realidad es que normalmente preferimos chicos buenos para las relaciones estables y a los chicos malos para las aventuras. Sin embargo si estamos ovulando es más probable que nos sintamos atraídas por un “chico malo”.

Kristina Durante, de la Universidad de Texas en San Antonio demostró en un estudio que así era. Ella sabía que durante la semana previa a la ovulación, las mujeres se sienten más atraídas por chicos rebeldes y “malotes”. Así que quiso investigar si esa realidad era hormonal o cultural y para verificar su hipótesis preguntó a diversas mujeres por:

  • Sus preferencias según su periodo de fertilidad (les hizo preguntas durante la ovulación y fuera de ella).
  • Por sus gustos: si preferían hombres amables u hombres rudos («chicos malos»).
  • Y por el potencial de paternidad que percibían en ellos.

Y el resultado fue que si te sientes atraída por un chico amable, éste te va a parecer adecuado para la paternidad siempre; independientemente de tus ciclos hormonales. Sin embargo, cuando las mujeres estamos ovulando, no solo vemos a los hombres rudos, rebeldes y distantes, más atractivos sino que los percibimos como potenciales papás para nuestros bebés.

Y la pregunta es: ¿por qué nos gustan los chicos malos? O nos atraen… Vamos a verlo.

 

Características de los “chicos malos” que hacen que sean atractivos

Existen unas características comunes en este tipo de hombres que hacen que las mujeres los percibamos como atractivos y nos llamen más la atención. Entre ellas, un chico malo se define porque:

  • Es autosuficiente y carece de empatía: Y dado que vivimos en medio de una epidemia de narcisismo, no desentona tanto.
  • Tiene más seguridad en sí mismo: No podría llevar a cabo la mitad de sus travesuras si no rebosara de confianza en sí mismo. Los “chicos malos”, comen con la boca abierta, insultan a los camareros o se ligan a la novia de su amigo.
  • Sabe utilizar la indiferencia: A los “chicos malos” los demás le importan un pimiento. Puedes tomarlo o dejarlo. Si una mujer les dice que no, ¿a quién le importa?, van a por la siguiente, y lo hacen con el mismo brío y con la misma actitud indiferente que con la anterior.
  • Nos excita al despertar nuestra sed de aventuras: Pregúntate, ¿cuándo fue la última vez que caminaste por el lado peligroso de la vida? (si tardas en responder es que no eres una rebelde). Los “chicos malos” siempre están poniendo a prueba los límites y se los saltan directamente cuando se trata de su propia vida. Las mujeres los encontramos impredecibles y eso les gusta.
  • Lo percibimos como un reto: A las mujeres no les gustan los hombres a los que ven venir de lejos. Contrariamente a la creencia de que las mujeres buscan hombres que les proporcionen seguridad, en realidad las mujeres adoran a los hombres que son un misterio. Son un reto para nosotras y este es uno de los elementos que los chicos malos más utilizan.
  • Es muy masculino: A menudo, va de la mano con tener confianza en uno mismo, mostrarse indiferente, excitante, aventurero… Los “chicos malos” suelen ser toscos y tomar el control. Eso no significa que sean controladores; simplemente saben lo que quieren y como conseguirlo.
  • Nos hace sentir poderosas: Hablan claro y con seguridad, te miran directamente a los ojos, se apasionan en lo que creen… y lo más importante, saben cómo tratar a una mujer.
  • Activa la competencia intrasexual en las mujeres: A veces no podemos resistir sentir cierto placer cuando vemos un poquito de envidia en los ojos de otra mujer.
  • Porque queremos encontrar la llave que abra en ellos la capacidad para compartir una verdadera intimidad: Porque los “chicos malos” no quieren compromisos y las mujeres no podemos resistir la tentación de intentar cambiarlos. Somos especialistas en querer arreglar lo que no va bien ¿verdad?
  • Porque nos pusieron sobre aviso demasiadas veces sobre la inconveniencia de salir con un “chico malo”: Y, a partir de cierta edad, sin presiones procreativas, te da igual que no vayan a ser buenos padres o que no se comprometan o que tus padres no les aprueben. Vas a hacer lo que te apetezca.

 

Sin embargo lo que nos preguntamos nosotros es ¿Cómo es posible que rasgos psicopáticos como el narcisismo, la búsqueda de sensaciones y ser un mentiroso, sigan siendo deseables para las mujeres?

Si no tuvieran confianza en sí mismos, los rebeldes no serían tan atrayentes como son. La combinación de sus rasgos hace que hablar con ellos genere, en parte, una chispa interesante que gusta a las mujeres. Se enrollan y te enrollan. Y los chicos malos saben perfectamente que es lo que las mujeres quieren oír. Utilizan sus habilidades en la conversación para mantener el interés de la mujer y que ellas esperen más.

Sin olvidar que nuestras hormonas influyen en esta decisión y no nos dejan ser racionales en algunos aspectos de nuestra vida.

Comments are closed.