Superar dependencia emocional
¿Cómo superar la dependencia emocional?
¡Tu voto es importante! Necesitamos estrellas para que nuestros contenidos sigan siendo gratuïtos. ¿Nos ayudas?

Acabamos con el tercer artículo de esta serie donde te explico cómo superar la dependencia emocional y cortar con los enganches afectivos. Te invito a consultar los artículos anteriores enlazados si quieres saber más al respecto:

  1. ¿Sufro dependencia emocional? Cómo detectarlo
  2. Señales y síntomas de dependencia emocional
  3. Cómo superar la dependencia emocional.

Si ya lo has hecho y has llegado hasta aquí, ¡enhorabuena! A estas alturas ya eres un/a experto/a. Te doy las gracias por acompañarme, y con éste, acabamos la serie.

 

¿Cómo se detecta la dependencia emocional?

Tal como hemos desarrollado en el artículo anterior sobre dependencia emocional, las personas dependientes no elegimos de quien nos enamoramos, nos eligen. Perdemos, o no tenemos, la objetividad de buscar a alguien que esté sintonizado con nuestros valores o que encaje con nuestros ideales. Nos enamoramos de personas que activan nuestro deseo de cuidarles o que “pican piedra” por nosotros (insisten hasta que nos convencen de que nos van a querer por los dos). Incluso cuando alguien no nos gusta nada, si muestra interés y nos hace caso, va a empezar a gustarnos.

Sin embargo, a medida que avanza la relación nos sentimos cada vez más frustrados. En algún momento, posiblemente después de una discusión especialmente descarnada o de un período prolongado de fría convivencia silenciosa, nos sentimos atrapados en una relación completamente asimétrica. Al sentir que no podemos dejarle (esa es la creencia construida en base a nuestra percepción distorsionada por la dependencia), nos obsesionamos con la conducta del otro para quejarnos, sufrir o querer cambiarle.

 

¿Cómo se puede ayudar a sí misma una persona independiente?

 

superar enganche afectivo

• Rompiendo la relación de dependencia. Evitar incluso ser amigo de esa persona porque, recordemos, somos dependientes de la relación no de la persona (si se queda en nuestra vida, seguiremos dependiendo de él como amigo).

• Haciendo caso a esa voz interior positiva y sana que nos informa de que podemos vivir de otra manera. Dice el versículo 71 del Tao:

Solo cuando nos hartemos de nuestra enfermedad, dejaremos de estar enfermos. Tenemos que hartarnos de la voz negativa que nos genera esa necesidad de depender.

• Participando en un grupo de apoyo

• Enfrascándose en pasatiempos, hobbies o manualidades estimulantes, que nos ocupen el tiempo y los pensamientos.

• Jugando a moverse, haciendo deporte o actividad física cada vez que nos desborde la ansiedad. De los muchos beneficios que produce la práctica regular del ejercicio físico a nosotros nos interesa provocar la liberación de B-endorfinas –una hormona que produce una sensación de bienestar y relajación además de actuar como un analgésico natural que inhibe las vías cerebrales que transmiten el dolor. Como el cerebro no distingue entre el dolor físico y el dolor emocional, no nos vendrá mal un poco de ayuda de los analgésicos naturales. Para ello, podemos practicar ejercicio aeróbico durante 20-60 minutos entre 3 y 5 días por semana –caminar a buen ritmo, bailar, ciclismo, correr a ritmo moderado, natación, patinaje, tenis y/o esquí de fondo.

• Formando alianzas con familiares o amigos que compartan el deseo de tener relaciones sanamente enriquecedoras, para cambiar juntos de estilo afectivo.

• Y lo más transformador: admitir que soy una persona dependiente.

 

INFO Y TERAPIAS 

 

Admito que soy dependiente pero ¿cómo supero la dependencia emocional?

  • Superar la dependencia emocional incrementando las habilidades emocionales. Se sabe que las habilidades emocionales correlacionan positivamente con la satisfacción con la vida. Las habilidades emocionales son los conocimientos, competencias, actitudes y comportamientos relacionados con las emociones que son susceptibles de ser re-aprendidos y entrenados. ¿Cómo lo entreno? Obligándonos, hasta que esté automatizado, el 5 a 1, es decir, a experimentar 5 emociones positivas por cada emoción negativa que sintamos. Si necesitamos ayuda, podemos mirar vídeos graciosos sobre bebés o animales domésticos.

 

Superar dependencia emocional

 

  • Superar la dependencia emocional eliminando las tentaciones. Tener delante el whatsapp, su facebook, su cuenta de correo hackeada, o leer mil veces todos los mensajes que hemos intercambiado, va a crear un entorno extremadamente demandante. Todo lo mencionado son estímulos disparadores de la conducta impulsiva: no quiero hacerlo; lo hago; me siento culpable o avergonzado. Evitar las tentaciones disminuye el número de veces en que entran en conflicto nuestros objetivos a corto y a largo plazo. ¿Cómo lo corrijo? En tres fases:
  1. Tentaciones fuera de la vista. Bloqueamos su contacto en todas las plataformas virtuales o reales y borramos todos los registros existentes en cualquier formato. Si es necesario, nos alejamos físicamente de las tentaciones, dándole nuestro teléfono a alguien que nos lo guarde unas horas. Además, dibujamos una señal de stop en un post-it y la pegamos en la parte superior derecha de cualquier pantalla que tengamos –procesamos la información cruzando de hemisferio y la impulsividad se localiza con mayor frecuencia en el hemisferio izquierdo.
  2. Recordar los objetivos a largo plazo. Identificar y escribir los objetivos a largo plazo para nuestro bienestar. Copiarlos en todos los sitios posibles para recordarlos tantas veces al día como haga falta. Asociar una imagen de futuro a esos objetivos en la que nos veamos teniendo éxito y siendo felices. Visualizarnos en la consecución de los objetivos es un gran motivador interno.
  3. Incrementando el placer. Escuchar música. Bailar. Reírse a carcajadas. Hacerse o que te hagan un masaje. Ir al gimnasio o hacer deporte. Aprender. Ayudar a los demás. Disfrutar de la estimulación erótica. Todas son actividades que inciden directamente en las áreas del placer de nuestro cerebro –cuidado, el alcohol, las drogas y el azúcar también. Conectarse con el placer (virtuoso), al vivir esas pequeñas experiencias positivas en soledad, nos permite volver a sentir.

 

INFO Y TERAPIAS 

 

¿Cómo superar la dependencia emocional?

• Tomamos consciencia. Tomar consciencia de nuestra adicción y aferrarse a la relación tóxica es incompatible. La consciencia, para mí, es un empujón para saltar hacia la sabiduría, sin posibilidad de dar marcha atrás. En esta fase es bueno pensar mucho en la dependencia, escribir todo lo que hemos llegado a hacer, como nos hemos anulado o sometido o degradado, cuánto hemos cambiado para ajustarnos a lo que creíamos que el otro quería de nosotros, con cuánto miedo hemos vivido –miedo a la soledad, temor a perderle, pánico a que nadie nos quiera, miedo al abandono… Incluso podemos escribir una lista con todo aquello que no nos gusta del otro hasta que podamos admitir que no le aceptamos tal como es. Preguntémonos, si no tuviera todo eso que nos irrita o nos duele ¿seguiría siendo él (o ella)? ¿Nos hubiese gustado?¿A partir de ahora, vamos a elegir parejas que no tengan nada de eso que nos hace daño?.

• Nos compadecemos. Entendida desde las filosofías orientales, la compasión consiste en tratarnos amablemente, sin juicios ni críticas. Se basa en construir una imagen de nosotros mismos como seres dignos de ser amados (quizá no por las personas de las que esperamos amor incondicional, pero sí por otros seres humanos).

• Nos desapegamos. Aceptamos que esa relación no funciona, que no, que eso no es amor. Empezamos a vaciar nuestra mente de los otros noes: no voy a ser feliz, no puedo vivir sin él (o ella), nadie va a quererme nunca, no estoy cuerda (o cuerdo), no quiero estar solo (o sola)… y una vez esté vacía observamos lo que entra. Normalmente es una nueva ilusión por reconstruir nuestra vida: reactivamos proyectos laborales que estaban aparcados; cambiamos nuestro look y nos quitamos diez años de encima; empezamos a cuidar nuestra salud; ahorramos; construimos una red de apoyo sólida… Porque el desapego –ese querer y soltar a la vez– es acción.

• Nos rodeamos de Amor. Hay que arriesgarse a pedir ayuda en un doble sentido. Por un lado necesitamos encontrar a alguien que nos comprenda, que sea sensible a nuestro sufrimiento y que nos mire sin juicio –un psicólogo, un grupo de apoyo, un familiar bondadoso. Por otro lado, hay que pedirle a los amigos que aún resistan, si podemos llamarles cuando tengamos ganas de contactar con nuestro ex (ese del que eras dependiente) o cuando la ansiedad sea muy alta. Hablar con alguien en los momentos críticos nos ayuda a superar las pequeñas crisis y si, además, nos recuerda todos los momentos dolorosos de la relación –que parece que habíamos olvidado– podremos romper antes con el patrón de dependencia. Durante la época de transición –de una mentalidad dependiente a una mentalidad interdependiente, es decir, de ver la relación como un “tú” a verla como un “nosotros”– es mejor practicar cierta abstinencia (de citas o de encuentros sexuales) para recuperar nuestro YO tal como podría haber sido sin esa herida emocional en la infancia.

• Devolvemos lo que se nos ha dado. Sentir que hemos recibido más de lo que necesitamos y que con ese excedente (de tiempo, dinero o voluntad) podemos ayudar a otros menos afortunados… es la señal de que estamos recuperados de nuestra adicción. Pero para eso, primero hemos tenido que desarrollar tres virtudes: la compasión, la gratitud y la responsabilidad. La compasión entendida como ser tan amables con nosotros mismos, como mínimo, como lo somos con los demás. La gratitud sentida como un flujo armónico entre el yo interno y el mundo externo. Y la responsabilidad que asumo al cuidarme, madurar y crecer.

 

GRUPO ONLINE ADICCIÓN RELACIONES 

 

Y con este artículo sobre cómo superar la dependencia emocional acabamos nuestra serie de artículos sobre dependencia. Si quieres más información puedes consultar los dos artículos previos: ¿Sufro dependencia emocional? Cómo detectarlo y Señales y síntomas de dependencia emocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.